Desde donde nace...

Todos los días durante un año, entre las 10 de la noche y las 3 de la mañana, mi cuerpo se disponía a conectarse con el computador, en búsqueda de “algo”, algo que me ayudara a salir de ese espacio de “incomodidad” en el que estaba sumergida... 

Había decidido Ser mamá presente y consciente, es decir, pausar mi trabajo y quedarme con mi pequeña Macarena Alma en casa para acompañar sus primeros años... Esa acción me tenía Feliz y segura de la decisión, sin embargo en mi aumentaba la inconformidad con la “Vida” con la forma en que vivimos la Vida, no podía entender que cuando tienes un hijo y ya tiene 6 meses tienes que dejarlo para volver a trabajar, cuando aún no sabe alimentarse por sí solo ni menos caminar...

 

No podía entender que los niños viesen a sus padres a las 8 de la noche, después de una jornada laboral extensa y que la crianza quedara delegada a un tercero, que muchas veces es un tercero sin un vínculo emocional... 

Los comentarios a ello, de muchas personas eran: “pero si es normal”, “Así es la vida”, “no les va a pasar nada”, “total así aprenden más rápido de lo que es la vida, mientras más luego se enfrenten a la jungla, más rápido aprenderán a defenderse...” 

No podía entender cómo “los adultos” nos conformamos con Nuestra vida y por consiguiente enseñamos desde ese lugar a nuestros Hijos, enseñamos el conformismo.. Y ojo que no estoy en contra de Agradecer lo que tenemos, hablo de quedarnos en un lugar de resignación, que te sugiere: ¡Es lo que te tocó! Tienes que acostumbrarte... 

 

En ese mismo momento, en el que amamantaba, en el que veía la vida crecer, me tocaba ver como el alzheimer y otras enfermedades iban apagando a mis seres queridos de mayor edad...  

 

Y el “dejar” que la enfermedad los consumiera, que los adultos mayores se apaguen en la soledad, pareciera ser normal, pareciera ser que hay que resignarse a ello...  

Yo no pude... 

 

Me conecté con la fragilidad, con la falta de sentido que para muchos es normal, con la vulnerabilidad y el desamor, ayyy cuanto desamor... 

 

¿Para qué vivimos si NO podemos disfrutar nuestra vida, los hijos y la familia?  

 

¿Para qué Vivimos si NO tenemos el Tiempo para SER Felices? 

¿Para quién Vivimos?

 

¿Para nuestras metas, para nuestros Sueños o para lo que “hay” que hacer?

 

¿Vivimos para trabajar o trabajamos para Vivir? 

 

¿Qué pasaría si todas nuestras decisiones las tomáramos desde lo que “Grande” que Somos y no desde lo que se supone “debemos” ser? ¿Qué pasaría si viviéramos la vida desde lo que nos apasiona? 

 

Entonces tomé una decisión...

  

Yo no puedo seguir Viviendo así, aceptando esta forma de Vivir como algo “normal”, no puedo por mí y no puedo porque no quiero que mi hija crea que sólo existe ese mundo...   

Sino puedo contribuir a que tengamos una Vida con más sentido, con más Amor, entonces: ¿Para qué vine? 

 

No me interesa sólo “ganarme la vida” para poder pagar mis cuentas, me interesa contribuir a que “TODOS” tengamos una mejor Vida, y que esa mejor Vida sea el ejemplo para los que vienen, no es un desafío solo para mí, es un desafío que siento se lo debo a los niños que vienen, es un desafío para poder habilitar otras formas de vivir, para cambiar un paradigma que nos está matando...   

 

Lo que quiero proponerte va más allá de un cambio de alimentación, o de reciclar para ayudar al planeta, por supuesto que eso es Importante... 

 

Sin embargo, quiero proponerte un cambio más profundo...  

Quiero proponerte Vivir desde el Alma, en todo sentido...

Vivir con Presencia, Consciencia y Conexión contigo mismo(a), comprender que el cambio comienza por ti, porque cuando tu cambias, tu entorno cambia, tus hijos cambian, sus amigos cambian, y de a poco esta sociedad cambia... 

 

No es una ilusión lo que digo, no es sólo un sueño, es una realidad desde que decides comenzar a vivirla...  

 

Yo no quiero “resignarme” a una vida sin sentido...  

Yo quiero Vivir apasionadamente Mi vida, y que el mayor aprendizaje de mi hija sea ver a su mamá contribuyendo a este mundo, y que los abuelitos de este planeta sientan que su Vida valió la pena, y que los jóvenes corran tras sus sueños, que se atrevan a vivir su propia Vida... Y que te enamores de ti, y por ende que puedas amar a otros... 

 

Que Vivir con el Alma se transforme en el motor que mueva a este mundo a un espacio más amable, contenedor, respetuoso de las diferentes creencias, a un Mundo más Feliz... A un Mundo con más Alma... 

 

 

 

Y tú: ¿Te atreves a Vivir con el Alma?

  • Facebook - Gris Círculo
  • Instagram

​By Alondra Amigo

Coach del Alma